¿Qué es Cret@?


creta2

CRET@ es el acrónimo de Control de Recaudación por Trabajador. El nuevo Sistema de Liquidación Directa para simplificar el sistema de cotización de las empresas. Se va a pasar de un sistema de liquidación a uno de facturación.

A partir de ahora ya no hay que enviar los TC’s, sino que será la propia administración la que envíe una liquidación provisional (a todos los efectos funcionará como el borrador de la declaración de la renta que recibimos al comienzo de la campaña de IRPF en abril), y será la empresa la que valide la información o informe de las anomalías que se puedan presentar. Una vez verificada en tiempo  y forma, se genera una domiciliación para que sea pagada en la fecha correspondiente.

Su entrada en vigor estaba prevista para este mes de junio. En estos momentos estamos a la espera de que se especifique el ritmo de implementación definitivo. A partir de octubre las empresas y despachos profesionales que la Seguridad Social seleccione se irán incorporando paulatinamente al nuevo sistema, fijando siempre periodos de adaptación. Se comenzará primero por las empresas acogidas al Régimen General, para pasar posteriormente al resto de cotizantes. Tendrán por lo tanto varios meses para adaptar sus procedimientos.

En esta línea, las empresas de software de gestión, ya están actualizando sus aplicaciones para poder adaptarse al nuevo sistema de funcionamiento, que deberán estar listas cuanto antes para poder dar soporte a las empresas que lleven a cabo el test piloto del sistema CRET@.

Hay que reconocer que este esquema de funcionamiento mejora la seguridad en la aplicación de las deducciones y bonificaciones, puesto que se elimina el factor de riesgo de obsolescencia de los datos recogidos en los software de gestión, y que máxime cuando se trata de gestión externa, no se tienen siempre las herramientas adecuadas para conocer todos los cambios que tienen lugar dentro de las compañías.

A partir de ahora solo será necesario informar a la TGSS de los datos que no tiene controlados, esto es, las modificaciones de la base de cotización, los porcentajes de jornada en los contratos de tiempo parcial, los importes de formación continua, coeficientes de ERE’s, bonificaciones por formación continua o subvenciones por formación. Se reduce el volumen de información a comunicar, puesto que ya no es necesario comunicar la información redundante.

Para la aplicación de estas mejoras, la TGSS unificará en una única base de datos la información de otros organismos como: INSS, Mutuas, SEPE, AEAT, dando mayor consistencia y validez a los datos, puesto que se estará tratando con un registro único. Para ello se tendrán que validar los datos de afiliación y cotización para migrar de un sistema en el que las empresas autoliquidaban las cotizaciones, hacia un sistema en el que la TGSS va a facturar a las empresas cotizantes.

Para las empresas va a suponer adaptar sus procesos de trabajo en lo que se refiere a la liquidación de cotizaciones, reorganizando los pasos que se dan a nivel interno para poder verificar ahora que la información facilitada por la Seguridad Social se adapta a la realidad empresarial. Deberán ser especialmente rigurosos con el control de la información y del estado de afiliación de los trabajadores así como los cambios en las bases de cotización.